Compensación Económica : realidad im-predecible?

Leí un fallo de un proceso de divorcio en que se concedió apenas el 4% del monto de compensación económica solicitado por la esposa.

Se argumentó que, “la realidad es tan impredecible, que no permite asegurar que desarrollará siempre dicha actividad para la que se capacitó sobretodo, al señalar que trabajó para una institución privada que se caracteriza como tal, por lo dinámico de sus requerimientos materiales y profesionales, que en oportunidades puede prescindir de éstos recursos, reducirlos o ampliarlos”.

Me parece que el espíritu de la normativa sobre compensación económica no debe ser interpretada de esta forma. Si así fuera, ninguna mujer que se casa y que deja de lado su actividad remunerada para dedicarse al cuidado del hogar o de los hijos, que sufre y acredita un evidente menoscabo económico, empobrecimiento y dificultades para reinsertarse en la vida laboral, podría beneficiarse en forma justa con tal normativa, una vez retirado el manto protector del matrimonio.

Ello porque tal hipótesis implicaría que a las mujeres se les exigiría ser capaces de predecir el futuro, probar que el monto que recibían como sueldo lo hubiesen seguido recibiendo si no se hubiesen casado.

Ciertamente nadie es capaz de semejante hazaña.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar