AUC: Expertos aseguran que contraer y disolver este vínculo es más sencillo que un matrimonio.

LA_TERCERA_DOMINGO_7_FEBRERO_2016-1_001.jpg23 parejas se han separado a tres meses de su inicio

De estas, 15 corresponden a convivientes heterosexuales y ocho a homosexuales.

Periodista :Aldo Lingua - La Tercera - 7 Feb 2016

El Acuerdo de Unión Civil (AUC) entró en vigencia el 22 de octubre del año pasado. Esta nueva forma de filiación, que incluye a contrayentes del mismo sexo, la han firmado cerca de 3.000 parejas. De esas, 23 ya se han separado según cifras entregadas por el Registro Civil.

Poner fin a un AUC es más simple que terminar con un matrimonio. Mientras la ley contempla que el divorcio puede ser tanto de mutuo acuerdo, en cuyo caso la tramitación dura al menos un año, como unilateral, proceso que dura tres años; los requerimientos en el caso del AUC son más sencillos: basta que una de las partes registre en el servicio el fin del acuerdo y que notifique al otro conviviente para el cese del contrato.

Esta unión, al momento de suscribirla, otorga a la pareja una serie de beneficios y regula los bienes de ambos, ya que si bien el régimen por defecto es la separación de bienes, los convivientes pueden optar por la comunidad de su patrimonio. También otorga derechos de herencia y reconoce, en caso de muerte de uno de los contrayentes, la prioridad de la tutela de los hijos a una de las partes. Al igual que en un divorcio, cualquier discrepancia al momento del quiebre será resuelto por un tribunal de familia, que están encargados de mediar por la tuición.

Primer balance

De los 23 casos de separación, 15 corresponden a parejas heterosexuales y los restantes ocho, a uniones de personas del mismo sexo .

Para Paula Vergara, sicóloga y terapeuta de familias y parejas de la Fundación Nepsis, la cifra no es significativa, pero sí llamativa. “Creo que más personas están optando por el AUC porque es menos engorroso en el trámite e igual otorga protección a la pareja. Incluso, en la separación es más simple, entonces, 23 puede sonar mucho, pero en el universo total no resulta tan influyente”, comenta.

Para ella, las parejas modernas se diferencian mucho de las de otras generaciones, donde los roles estaban mucho más definidos. “Ahora son mucho más compañeros. Existe una distribución de tareas igualitarias y pocos están dispuestos a postergar su vida por un compromiso social. Hay convivientes que, sin estar reconocidos formalmente con un matrimonio, tienen las mismas dinámicas y obligaciones que se espera de los casados”, añade Vergara.

Sobre el temprano fin de estas relaciones, la terapeuta explica que no es distinto de parejas casadas, sólo que, por los tiempos de tramitación se ve la diferencia. Tampoco cree que los números indiquen una mayor distinción entre la forma de relacionarse de las parejas dependiendo de su orientación sexual. “No existen diferencias de relación entre las parejas homosexuales de las heterosexuales. En ambas hay el mismo afecto, el mismo compromiso y el deseo de que la relación perdure. Ponen el mismo esfuerzo y esperanzas en el vínculo”, indica.

Ricardo Viteri, director de SeparadosdeChile.cl, manifiesta que estos quiebres se deben a que muchas parejas toman la convivencia como un período de prueba previo al matrimonio. “Me sorprende, porque no pensé que fueran a haber cifras significativas antes del año, pero lo entiendo. Hoy tenemos muchísimos matrimonios que se están rompiendo porque tenemos una cultura de lo desechable”, asegura.

Según Viteri, la simpleza de la separación del AUC es uno de sus beneficios, ya que, comparado con los costos monetarios del divorcio que suelen ir desde los $ 180 mil a $ 600 mil, permite a las parejas un proceso mucho más sencillo.

Añade que uno de los principales desafíos que implica la aparición del AUC tiene que ver con las nuevas cargas que asumirán los tribunales de familia. “Con esto van a aumentar la carga de los jueces de familia y va a cobrar importancia las mediaciones, que es algo que se usa muy poco hoy”, sostiene.

Uno de los principales impulsores del Acuerdo de Unión Civil fue el Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), quienes consideraron esta medida como el primer paso a una sociedad más inclusiva, pues fue el primer reconocimiento estatal de las parejas del mismo sexo.

“Como sociedad civil debemos reconocer esta forma de vínculos de parejas, y eso incluye la separación, pues es obvio que no todas la relaciones van a funcionar”, señala Oscar Rementería, vocero de la agrupación.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar